1855. Lunes, 4 julio, 2011

Capítulo Milésimo octingentésimo quincuagésimo quinto: “El ser humano pasa la mitad de su vida sometiendo al cuerpo a todo tipo de excesos, y el resto tratando de recomponerlo”. (Joseph Leonard, 1940 Nobel de medicina estadounidense)

A veces me meto el dedo en la nariz y pienso. Ya sé que no está bien visto meterse el dedo en la nariz y menos en un intelectual (con estudios) como yo, pero qué queréis, a mí, si no me meto el dedo en la nariz es que no se me ocurre nada.

Dicen que lo que hace falta para escribir es tener imaginación, pensar. Mentira. Lo que hace falta es un dedo y una nariz. Los pensadores no se dividen en pensadores de izquierdas y pensadores de derechas, como creen los que todo lo politizan, ni tan siquiera en pensadores del Real Madrid o pensadores del Barcelona. Los pensadores se dividen en pensadores que piensan con el dedo en la nariz o pensadores que piensan con el dedo en otro sitio.

Y yo soy un pensador de dedo en la nariz.

… lista de bodas

Todos los “capítulos” de “tantos hombres y tan poco tiempo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s