1674. Martes, 14 septiembre, 2010

Capítulo
Milésimo sexcentésimo septuagésimo cuarto: "El amor hace pasar el
tiempo; el tiempo hace pasar el amor”. (Proverbio nepalí)

Un servidor, que por vivir instalado en la fase oral
desde que tengo recuerdos me lo llevo todo a la boca, no tiene
problemas en ese sentido, pero no deja de extrañarme que gente más
escrupulosa, (de esa que casi vomita con el inocente chiste de los dos
novios que mientras se besan le dice uno al otro “cariño ¿me has pasado el chicle?, “no mi amor, es que tengo catarro”)
no diga nada cuando saborean (¡encima saborean!) un trozo de cualquier
tarta de cumpleaños sobre la que minutos antes han escupido -con todas
sus fuerzas, ganas y recochineo- no sólo el agasajado cumpleañero
sino toda la cohorte de amigos y familiares que intentan "ayudar" para
que las velas se apaguen cuanto antes esgrimiendo la estafa esa del
deseo. Velas colocadas estratégicamente encima del pastel que es el que
recibe, sí o sí, los salivazos varios (cuando no algún que otro resto de
comida) de (casi) todos los presentes.

…homenaje explosivo

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s