1659. Lunes, 19 julio, 2010

Capítulo
Milésimo sexcentésimo quincuagésimo noveno: " El matrimonio es una
carga tan pesada que se necesitan dos personas para llevarla. Y a veces
tres. Alejandro Dumas, 1802-1870; escritor francés)

Durante una buena parte de la Edad Media en
España comenzó a extenderse (por, entre otras cosas -ley del péndulo-
llevar la contraria a los hábitos de limpieza que habían tenido los
musulmanes los siglos anteriores) una idea de desprecio a la limpieza,
que llegaba incluso a considerar hereje a una persona por el simple
hecho de lavarse habitualmente. Este poco cariño al agua se
acentuó con la llegada del renacimiento, (aquí más por falta de tiempo
que por otras historias, que todo el mundo sabe la cantidad de cosas a
las que se tenían que dedicar los renacentistas) considerándose el baño
como un hecho muy nocivo para la salud y que sólo se podía llevar a cabo
si el médico así lo recomendaba. Pero no sólo no estaba mal visto no
lavarse, sino que no hacerlo era considerado como una virtud de buen
cristiano y noble caballero. Y dando ejemplo Luís XI, rey de Francia (en
aquellos tiempos Francia era muy importante, no como ahora), que en
cuanto surgía la ocasión presumía de haberse bañado en toda su vida una
sola vez. Y por imposición médica irrevocable bajo peligro de muerte.

Eso sí, estaba estrictamente prohibido realizar ningún esfuerzo cada
vez que se tomaba un baño. Y, cosa rara, todos los médicos estaban de
acuerdo en exigir el permanecer en cama durante varios días para reposar
de tan ardua fatiga y tan perjudicial acción.

Deberíamos dejarnos de tantas moderneces (que no parece que nos
lleven a ningún lado) y volver a tomar ejemplo de nuestros antiguos (y
sabios) maestros. O mejor, adaptar aquellas viejas normas a la situación
actual, es decir, seguir duchándonos todos los días (al final parece
que no resulta malo del todo hacerlo) pero respetando escrupulosamente
-por prescripción facultativa !por supuesto!- el posterior descanso
necesario para reposar de tan ardua fatiga y tan perjudicial acción.

Tradición y modernidad al servicio de la ciencia médica. Ése es el
camino. Y los lunes lo veo más claro.

…la más
antigua

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s