1564. Martes, 23 febrero, 2010

Capítulo
Milésimo quingentésimo sexagésimo cuarto: “El que vive de esperanzas corre el
riesgo de morirse de hambre” (Proverbio letón)

Afirma un
aburrido científico estadounidense, permitiéndose medir estadísticamente el acto
amoroso, que en ese momento el hombre, con más de 120 pulsaciones y más de 150
de tensión arterial, se encuentra en situación parecida a la del astronauta en
el instante del despegue de su nave.

Luego es peligroso el amor, algo me lo decía a mí. Al menos es desaconsejable
para los hipertensos.

¿Hay tan poco amor en este mundo porque casi todos padecen de hipertensión?
¿Hay tantas tensiones en el mundo porque hay tan poco amor? Desconozco la
respuesta. Sólo he llegado a saber –la ciencia lo corrobora- que el amor es
peligroso y que lo más triste, como pensaba Faulkner, es que no sólo no dura
siempre, sino que sus desesperaciones se olvidan pronto. Lo que -¡cuánta
perplejidad!- no sé si resuelta un consuelo o un desconsuelo.

Creo que será según los casos.

… palillos

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco
tiempo
"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s