1554. Martes, 9 febrero, 2010

Capítulo
Milésimo quingentésimo quincuagésimo cuarto: “La enfermedad hace
agradable la salud; el hambre la saciedad; la fatiga el reposo.
Heráclito de Éfeso, 535 a. C.- 484; filósofo griego.)

Leo un artículo de señor principal que
sostiene la tesis que yo he venido propugnando, y que muchos viejos
–antiguos- lectores pueden atestiguarlo si fuera necesario, sobre lo
muy peligroso y nocivo que es hacer deporte. Hacer deporte en general
y, sobre todo, hacer deporte a partir de cierta edad.

Y vaya por delante que sí, que yo practico ejercicio. Mi preferido
consiste en estar sentado. Y es verdad, reconozco que también es
peligroso. Porque me siento en un butacón con un libro entre las manos
y, no sé cómo, al cabo de un rato ya no estoy sentado sobre las
posaderas, sino sobre los riñones. Si al correr lo llaman footing supongo que a lo mío habría que llamarle chairing. O algo así. Admito que hay días de asueto en que el chairing me deja desriñonado y si lo que he elegido han sido periódicos, aburrido y desesperado.

De todas las formas estar sentado en casa es lo menos peligroso,
como ejercicio físico que conozco, salvo en un excepción, tal y como
están las cosas, si la televisión está encendida mientras tanto, el chairinmg puede originar trastornos mentales. De los severos. Y sin curación.

… gatos divinos

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s