1530. Martes, 5 enero, 2010

Capítulo
Milésimo quingentésimo trigésimo: "Nuestras ilusiones no tienen
límites; probamos mil veces la amargura del cáliz y, sin embargo,
volvemos a arrimar nuestros labios a su borde". ( François-René, 1768-
1848; escritor francés)

Después
de darle muchas vueltas creo haber solucionado un gran enigma navideño,
otro, que me ha estado atormentando durante estos años. Por fin creo
saber por qué los Reyes Magos nunca me trajeron la mayoría de las cosas
que les pedía en las cartas, algo que yo achacaba siempre a vivir en un
barrio periférico dónde, al ser de los últimos que visitaban sus
"majestades", venían ya con unas cuantas copitas de más, a poco que se
hubieran bebido la mitad de las copas que les hubieran colocados en las
casas que visitaran antes. Lo que haría, lógicamente, que no estuvieran
ya en sus mejores condiciones de coordinación y acabaran un poco liados.

Pero la explicación es mucho más fácil y no sé como no se me ha
ocurrido antes, es de pura lógica; ellos, tan de oriente como son,
lógicamente no tenían ni idea de español, lo que sin duda hizo que, año
tras año, tradujeran la palabra "bicicleta" como "calcetines" o la de "cinexin" como "pijama" cuando en ningún renglón de la carta aparecían cosas semejantes.

Vamos que no fue un capricho de sus majestades sino simplemente una mala interpretación lingüística.

Buenos Reyes y hasta el jueves.

… nubes

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s