1526. Viernes, 18 diciembre, 2009

Capítulo
Milésimo quingentésimo vigésimo sexto: " Si ya en cualquier todoacien
te venden tropecientos mil metros de papel para envolver por un euro
¿por qué seguimos desenvolviendo los regalos cómo si estuviéramos
desactivando una bomba? (Mateo B, 28 años, ¿por qué lo llaman
emprendedor cuando quieren decir autónomo?)

Salida
el fin de semana. A primera hora, con apenas la primera copa encima,
todo es ver defectos. Los tuyos: que si se te ve mucho el grano, que si
el pelo no te ha quedado colocado, que si el paquete no abulta lo que
debería. Y, sobre todo, ajenos: que si tiene la nariz grande, que si ya
pasa de los diecinueve, que si no tiene culo. Algunas copas después,
los pequeños defectos, sobre todo los ajenos -como una malformación
congénita o similar- te empiezan a dar igual.

La solución es simple: salir ya de casa con el “te da igual” puesto. Una buena tajada justo antes de salir ahorra muchos inconvenientes.

… más "historias extra-ordinarias"

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s