1520. Jueves, 10 diciembre, 2009

Capítulo
Milésimo quingentésimo vigésimo: “Con palabras agradables y un poco de
amabilidad se puede arrastrar a un elefante de un cabello”. (Proverbio
persa)

Desde
muy antiguo, la mujer dice que el hombre es, entre otras muchas cosas,
cruel, despiadado, bravucón, egoísta, traidor, ingrato, agresivo,
fantasma, depredador, jugador compulsivo de videojuegos, sucio,
comodón, lujurioso, infiel, canalla y embustero.

Y, por añadidura, fanático de los partidos de fútbol.

Por su parte, el hombre sostiene que la mujer es, entre otras muchas
exquisiteces, cotilla, terca, pécora, ladina, lenguaraz, astuta,
porfiada, obstinada, cruel, infiel, charlatana, lasciva, tozuda,
despiadada, lujuriosa, y embustera.

Y, por si fuera poco, gorda.

Es asombroso que teniendo semejantes opiniones los hombres y las
mujeres los unos de los otros y los otros de los unos, hayan accedido
ambos a colaborar tanto en las maniobras indispensables para la
perduración de la especie.

Y tantas veces.

Debo de tener el día reflexivo hoy.

… de oca a oca

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s