1431. Viernes, 26 junio, 2009

Capítulo
Milésimo cuadringentésimo trigésimo primero: "¿El arte de amar? Saber
unir a un temperamento de vampiro la discrección de una anémona. (Emil
M. Cioran, 1911 – 1995, filósofo húngaro)

Aquel
olor actuó como un excitante estímulo y su cuerpo respondió con una
reacción inesperada. Notaba el aumento de sus palpitaciones al mismo
tiempo que la respiración se le aceleraba. La tensión corporal dio
lugar a un enrojecimiento de la piel que apenas pudo percibir debido a
la intensa dilatación de sus pupilas; en cambio, si se le reveló la
rigidez muscular de su rostro cuando las sensaciones se difundieron por
todo su cuerpo. Calmada esta fase, la relajación que experimentó le
hizo sentirse como en el paraíso. Pero no, no había alcanzado ese
idílico lugar, simplemente había sentido un orgasmo.

Aquí un post postconceptual, aquí un peluche.

… más "historias extra-ordinarias" todos los días

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s