1390. Lunes, 27 abril, 2009

Capítulo
Milésimo tricentésimo nonagésimo: "A caballo regalado seríamos todos
yonkis" (Marcos F., 23 años, portero de discoteca)

Un mínimo roce con ellas basta para convertirte en el eventual
transportista de alguno –más bien algunos- de sus muchos pelos. Y qué
decir cuando entras a cualquier retrete en el que minutos antes se ha
estado peinando alguna… largos, teñidos, pegajosos. Ni en el suelo de
una peluquería de la mili -en sus buenos tiempos- podías encontrar tantos.

¿Cómo es posible que con la cantidad de pelos que se les caen a ellas, siempre seamos nosotros los que nos quedemos calvos?

… censura egipcia

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s