1347. Viernes, 13 febrero, 2009

Capítulo
Milésimo tricentésimo cuadragésimo séptimo: "La mayoría de las mujeres
se proponen cambiar a los hombres y cuando lo consiguen se dan cuenta
de que ya no les gustan” (Marlene Dietrich, 1901-1992; actriz y
cantante alemana)

La
tradición romántica ha alimentado la idea de que el amor verdadero no
conoce límites y enaltece la entrega absoluta al ser amado, una entrega
en la que no caben fronteras ni condiciones. Una mentira. El amor es el
que nos nutre y nos ayuda a crecer, un sentimiento sano y libre que
nace y crece desde la independencia, una independencia que en ningún
caso tiene que significar distanciamiento, frialdad o desamor, basta
con ser razonable y entender lo obvio: que una relación de pareja es
cosa de dos. Siempre.

El amor puede doler, y mucho, sin que para ello tenga que existir
maltrato físico. Es lo que llaman dependencia emocional, es decir, que
hay quien vive supeditado a la aprobación de su pareja en todos los
aspectos de su vida. Por supuesto que a todos nos gusta que nos
reconozcan nuestras virtudes o nos feliciten ante la metas cumplidas,
pero nunca deberíamos olvidar que en una relación sana se debe dar..
pero también se debe recibir. Hay amores erróneos que perjudican, y eso
es algo que nadie debería tolerar.

Buen San Valentín a los que lo celebren. Hasta el lunes.

… más "historias extra-ordinarias" todo el fin de semana

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s