1344. Martes, 10 febrero, 2009

Capítulo
Milésimo tricentésimo cuadragésimo cuarto: "Los únicos que están
siempre de vuelta son los que no han ido nunca a ninguna parte".
Antonio Machado,1875-1939; poeta español)

Parece
que este es uno de esos momentos en que la gente se encuentra más cerca
de la claudicación que del empeño. Da la impresión de que se sienten
desamparados y buscan protección. Hasta los más optimistas confirman
que esa sensación de pesadumbre se extiende más allá de algo
coyuntural. Todo parece indicar que el mundo se encuentra sobrepasado,
hundido, sin alma. El malestar es global. “Es difícil no caer cuando todo cae”,
decía Machado. Luchar por superar el desánimo que nos rodea requiere
mucho esfuerzo. Establecer las propias reglas es muy trabajoso. Hay
gente que prefiere entregarse a la desidia, seguir y obedecer a otro
para echarle la culpa de sus fracasos. La mayor prioridad en estos
tiempos debería ser encontrar personas, motivos y argumentos que nos
den ánimos. Las ganas de vivir, de luchar, de salir adelante son
contagiosas; hasta me atrevería a decir que la inteligencia para
hacerlo también lo es. Total, ya que nos cuesta lo mismo ver las cosas
medio llenas que medio vacías, será cuestión de mirar el lado bueno.

Por eso, y a pesar de todo, adelante. En peores garitas hemos hecho guardia, !qué leches!

… la máquina que habla

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s