1294. Jueves, 13 noviembre, 2008

Capítulo
Milésimo ducentésimo nonagésimo cuarto: "Lo bello es aquello que es
inteligible sin reflexión" (André Malraux, 1901-1976; novelista,
aventurero y político francés)

Si algo "bueno", (lo de "bueno"
entre comillas y cursiva no sea que se malinterprete), tiene estar
tantas horas en el trabajo es que a uno le da tiempo a pensar en todo
tipo de cosas con tal de ir matando el tiempo. Hasta el mismísimo google lo escupe cuando buscas peluche en él: “cualquier cosa antes que trabajar durante el horario de trabajo. Hasta escribir un blog.”

Y en esas estoy yo, dándole vueltas a la cabeza sobre lo mucho que
tiene que disfrutar, por ejemplo, un fetichista de los pies trabajando
en una zapatería. Pura envidia de aquellos que sí saben gozar en y con el trabajo.

Y ya que ando con los fetiches uno curioso -a la par que inocente-, el pigmalionismo, o atracción sexual hacia las estatuas.

Aunque no tan raro como uno pudiera pensar, ya en Grecia cuentan las
crónicas como un hombre profanaba habitualmente cierto templo dedicado
a la diosa Afrodita
para intentar mantener relaciones sexuales con la mismísima estatua de
la diosa. Y tampoco hace falta irse tan lejos en el tiempo, entre los Koryak,
una de esas tribus de Siberia que sólo sale en los documentales de la
televisión, aún existe la costumbre -muy extendida entre los jóvenes
solteros- de dormir con varias piedras a las que consideran sus esposas.

Ni tan lejos en la distancia. Hay cierta parte (el culo) de cierta figura (un ángel) en cierto monumento (el dedicado a José Cubero Sánchez, el Yiyo, obra de Luís A. Sanguino) situado a la entrada de cierta plaza de toros (Las Ventas)
de cierta capital de España (Madrid) cuyo trasero es un verdadero lugar
de peregrinación para cualquier pigmalionista que se precie. Y vista la
cantidad de gente que a cada rato pasa su mano sin el menor disimulo
por el susodicho culo del ángel, hay que reconocer que son legión.

Por cierto, a mi también me gusta que esté duro, pero tanto, tanto…no.

… días y días

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s