1271. Lunes, 13 octubre, 2008

Capítulo
Milésimo ducentésimo septuagésimo primero: "Sólo las mujeres y los
médicos saben cuán necesaria y bienhechora es la mentira". (Anatole
France , 1844-1924; escritor francés)

Decía Voltaire hace ya más de doscientos años que la medicina consiste en entretener al paciente mientras la naturaleza se encarga de curar la enfermedad.
Dicho de otra manera, que estamos manteniendo obligatoriamente a una
pandilla de impresentables que, vestidos de bata blanca, nos hacen
creer que son los responsables de que nos curemos, cuando en realidad,
lo único que hacen es reírse de nosotros.

Los médicos, como los adventistas del séptimo día, los socios del círculo de lectores, o los amigos del taperware
forman una peligrosa secta en las que se dan todas las características
de grupo destructivo, no solo en la forma de comunicarse, con un
lenguaje propio y una escritura imposible, sino en muchos otros
detalles típicos de esta clase de organizaciones como:

– Ante el dolor y la desesperación del individuo, al que ellos llaman paciente,
ofrecen soluciones simplistas, rápidas y efectivas (generalmente
antibióticos y mucho reposo), para que te sientas a gusto y confiado en
esos primeros momentos.

– Contradicción entre la teoría y la práctica, resulta difícil ver
los resultados prácticos de su discurso, mientras te cuentan lo
peligrosos que es fumar, ellos tienen tres paquetes en el bolsillo.

– Tienen un líder carismático, mesiánico y dogmático al que llaman ministro y/o consejero, formando una estructura totalitaria, donde todo viene decidido desde arriba.

– Ofrecen una aparente seguridad personal, calor humano y trato
amable, pero sólo hasta que están seguros que no eres de la inspección
sanitaria, después, todos sabemos lo que pasa.

– Utilizan técnicas psicológicas coactivas para reclutar y
adoctrinar a los pacientes, con amenazas sobre desgracias que les
ocurrirán si no hacen caso de sus indicaciones, sosteniendo siempre que
el fin justifica los medios.

– Conocen todo sobre ti, tus antecedentes y hasta los de tu familia
y, alegando servicios a la sociedad, recluyen los casos más rebeldes en
hospitales, no dudando en utilizar todo tipo de drogas para obtener el
cambio deseado.

– Continuamente ofrecen una mejor calidad de vida… que solo será
posible si sigues sus indicaciones durante el resto de tu vida.

Posiblemente ya has caído en sus garras, que no te confundan, la
realidad es muy distinta. El cuerpo humano puede subsistir ¡y sin
mayores problemas! sin gran parte del estómago, sin el bazo, sin el 75%
del hígado, el 80% de los intestinos, sin un riñón, sin un pulmón y sin
casi todos los órganos del área de la pelvis. Por ejemplo.

Claro, que también hay que reconocer que vivir sin determinados
órganos de la pelvis, vida, lo que se dice vida… pues no sé yo si
sería. Pero ese ya sería otro tema.

… hasasi

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s