1257. Martes, 23 septiembre, 2008

Capítulo Milésimo ducentésimo quincuagésimo séptimo: "Las
palabras ofenden más que las acciones; el tono, más que las palabras, y
el aire más que el tono." (Albertine Adrienne Necker de Saussure, 1766
– 1841; escritor y pedagogo suizo, defensor de los derechos a la
educación de las mujeres)

Cuando
establecemos la tan común comparación entre una señorita sexualmente
promiscua y una gallina estamos cometiendo un doble error. Primero con
la mujer, que, por muy furcia que sea (y salvo que ejerza de tal
profesionalmente) rara vez cobrará por acostarse con distintos hombres
(al menos en metálico). Y por otro con las gallinas las cuales, y a
pesar de su mal ganada fama de rameras, poseen una moral sexual cercana
a la monogamia. Si en un gallinero hay alguien crápula, disoluto y
disipado, es el gallo, no ellas.

Por ello me sumo a la propuesta que circula por ahí poniendo las
cosas en su sitio: las gallinas, igual que no son carpinteras o no son
ministras, tampoco son putas. Y si algún animal de bellota jurásico
sigue empeñado en insultar a una mujer, que lo haga usando otros bichos
mucho más depravados y peligrosos que las pobres gallinas. Que haberlos haylos… Cualquier mosquita muerta, por ejemplo.

… cuestión de párpados

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s