1195. Martes, 3 junio, 2008

Capítulo Milésimo centésimo nonagésimo quinto: "Copiando a todos
los demás todo el tiempo, el mono un día se cortó su propia garganta"
(Proverbio africano)

La
decisión está tomada. Bajas al supermercado de enfrente y entre miles
de cajas coges la que tiene la foto de la señora más sonriente y con el
pelo más negro. Las nieves del tiempo más que platear mi sien la ha
empezado a dejar blanco nuclear. Y a ciertas edades todo lo nuclear es peligroso. Además, si algo falla se va en seis lavados. Dicen.

Primer paso, prepararlo todo. Es lo que tienen la primera vez que
uno hace algo, es la única dónde intentas organizarte y hasta procuras
seguir las instrucciones. Busco el reloj de horno con forma de huevo
color lila, ése que no he usado en mi vida, y una toalla para poner
encima de los hombros, eso sí, vieja, que aunque en los ocho días de oro de la quincena blancolor hay un montón de ofertas tampoco es plan de estropear una de las buenas. Manos a la obra.

Primera dificultad, los guantes de plástico que trae no sirven.
Intento meter dedos pero parece que no hay agujeros suficientes, digo
yo que como parecen de dibujos animados quizá sólo tengan para cuatro.
Me rindo enseguida y voy a por unos de latex que tengo en el cajón. Sí,
es verdad, tengo varias cosas de latex en casa. Guantes también.

Hay que mezclar el líquido A con el líquido B y agitarlo. Lo mezclo,
lo agito, y aquello cambia a un color rojo que empieza a no gustarme
demasiado, hasta me da un poco de miedo. Resisto la tentación de salir
corriendo. Estoy demasiado ocupado intentando que la toalla no deje
ningún agujerito como para prestarle mucha atención a un color. Dice la
caja que hay que aplicarlo sobre el pelo limpio y húmedo. Allá voy. La
sensación de mojarme el pelo con los guantes de latex hace que me
chirríen los dientes.

De pronto me miro en el espejo, me veo desnudo, con una toalla vieja
en los hombros y unos guantes de latex en las manos. Me asusto mucho,
me siento y espero a que se me pase. Cojo el líquido, que ya va
poniéndose de un extraño color vomito de perro con gastritis, y lo dejo caer por el lavabo pensando… !pobres mujeres, lo que tienen que aguantar..!

… !qué película tan bonita!

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s