1156. Viernes, 4 abril, 2008

Capítulo Milésimo centésimo quincuagésimo sexto: "Los peces de
colores solo tienen 3 segundos de memoria, ¿lo sabías?, si tardan 3
segundos en rodear la pecera, todo es nuevo otra vez. Cada vez que 2
peces se ven es como la primera vez. Es como si fueran humanos. Como
cuando nosotros nos enamoramos… Es como si fuera la primera vez…
Una reacción química nos hace olvidar los recuerdos dolorosos de la
ultima ruptura y decimos ¡Vaya! Esto es genial, es nuevo! Esto es
diferente! (Sean Campion en "La memoria de los peces", 2003)

Pompeya,
12.000 habitantes, colonia de mediano tamaño de la antigua Roma, la
cual, gracias su magnifica posición en el golfo de Nápoles y a las
ricas tierras volcánicas que la rodeaban, disponía de una notable
riqueza. Tenía, además y como pueblo avanzado que era, una importante
vida cultural y social como dan fe la existencia en la misma de 35
lupanares, un número importante comparado, por ejemplo, con sus 32
panaderías, los nueve talleres de tintorería o sus 18 lavanderías.

¿El secreto del éxito?: la especialización. Las muy diversas
preferencias que en cuestiones de sexo tenían los pompeyanos
especializaron la oferta de tal forma que todos los pequeños negocios
dedicados al tema podían vivir sin problemas. Cada uno ofrecía algo
distinto a los demás. Podían tomar nota los pequeños comercios de
ahora: en la especialización está la solución.

Destacaban las ofertas de prostitución femenina (la mayor parte de la putas -del latín putidos:
"apestoso", "podrido"- eran griegas o se hacían pasar por ellas y
debían llevar el pelo corto), algunas muy económicas, como las de
prostitutas que ofrecían sus servicios en el extrarradio de la ciudad o
en las vías romanas rodeadas de monumentos funerarios. En uno de ellos
todavía se puede leer la inscripción "Felix felat as sibus I" –Felcia la chupa por un as-. Buen método. Una lista de precios clara siempre evita que el cliente pueda llevarse algún susto en la factura final.

Otras, más discreta se ofrecían por dos ases, pero indicando su "buenas maneras y su buen hacer".
Algunas utilizaban nombres exóticos, y otras tenían un elevado caché,
dando a entender que ofrecía un lujo y un refinamiento en consonancia
con un servicio elitista y un trato más exquisito. Las más caras
ofrecían incluso "conversación". Normal, si alguien quiere un servicio que incluya alguna extraña parafilia es lógico que pague más por él.

La prostitución homosexual también era abundante. En una sociedad
como la romana en la que la homosexualidad gozaba de una tolerancia
notable, no era nada raro. Está documentada por la publicidad que, en
forma de pintadas, aparecía a la puerta de las casa en las que se
ofrecían los servicios y que se han conservado gracias a la lava del
Vesuvio. En una de ellas todavía se puede leer claramente: "Mentula V
HS" –se ofrece verga por cinco sestercios-. A primera vista
quizá un poco cara, pero si tenemos en cuenta que a la salida de la
misma casa hay otra pintada -posiblemente realizada por algún cliente
satisfecho- en la que se puede leer "Narcissus fellator maximus" pues..
Lo bueno siempre cuesta más.

Una ciudad para vivir. Por cierto, ¡qué poco han cambiado ciertas
cosas a pesar de los muchos años que han pasado!. Hasta el lunes.

… más "historias extra-ordinarias" todo el fin de semana.

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s