1138. Jueves, 28 febrero, 2008

Capítulo Milésimo centésimo trigésimo octavo: " Es más fácil llenar el estómago que el ojo" (proverbio alemán)

Aunque sus estudios de aquella época nada tenían que ver con el tema
gastronómico, pocas personas han sido capaces de explicar con semejante
claridad, la importancia que, ante una buena comida, tiene el
recipiente en la que la vayamos a servir.

En 1955 Gordon Allport, psicólogo, proponía el siguiente experimento:

"En primer lugar, piense en tragar la saliva que tiene en la
boca, o hágalo. Luego imagine que la escupe en un vaso y se la bebe.
Aquello que le parecía natural y suyo, de repente se vuelve repugnante
y ajeno".

Y eso que la saliva, mezcla de agua (95%), iones de cloruro, moco,
fosfato, inmunoglobulinas, enzimas y bacterias, es exactamente la misma
la traguemos directamente desde la boca o desde una copa flauta de
cristal de bohemia.

Lo que cuenta es el envase.

… aparejadores por correspondencia.

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s