1056. Jueves, 18 octubre, 2007

Capítulo Milésimo quincuagésimo sexto: "Los misóginos deberían recordar que la más ignorante y rústica de las mujeres puede engendrar un hombre de genio. (Santiago Ramón y Cajal, 1852 – 1934; médico español)

Un inoportuno, siempre hay un inoportuno dispuesto a ejercer de tal, pidió en un tono poco amistoso a Albert Einstein que condensara en una fórmula el secreto del éxito. De cualquier éxito. En apenas unos segundos, Einstein le entregó un papel con la equivalencia:

Al ver la cara de sorpresa de su interlocutor, le explicó:"- Esta es una fórmula muy sencilla, A es el éxito; X, el trabajo; Y, la suerte y… Z, el silencio"

Pues si hago caso de tan importante señor, y tienen todas las papeletas como para hacerle caso que para eso es él quien es, teniendo en cuenta que de trabajo, nada; de suerte poca; y que no acostumbro a callarme así que me maten, tengo menos posibilidades de alcanzar el éxito en algo que participar bíblicamente en una orgía de lesbianas.

… la primera del millón.

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s