1037. Jueves, 20 septiembre, 2007

 

Capítulo Milésimo trigésimo séptimo: "Qué parecidos son los gritos de amor y los de los moribundos" (Malcolm Lowry, 1909 – 1957; escritor estadounidense)

Después de leer que en Portugal, cuatro mujeres fueron engañadas por un hombre, el cual las convenció de que se asomaran al balcón en top-less para que así un moderno sistema de nuevos satélites pudiese practicarles mamografías sin necesidad de salir de sus casas, me pregunto si de verdad soy misógino o, simplemente, realista.

Y es que hoy, último día del verano y primero del otoño,  va de venganza. Ayer, sin saber ni cómo ni por qué, me vi yendo de compras con una amiga. Si, soy gay, pero ni a todos los gayses les gusta ir de compras, ni a todos los que les gusta ir de compras tienen que ser gayses . Y a mi no me gusta ir de compras.

Aguantar toda una tarde de tienda en tienda con una mujer es como querer hacer los cien metros lisos en una piscina llena de mermelada. Una mujer puede pasar horas viendo ropa y no tiene ningún problema en probarse veinte pantalones, treinta blusas, doce faldas y sesenta pares de zapatos. Para eso los hombres somos más prácticos, si uno se prueba una talla 38 y queda apretada, pide la 40 y se acabó ¿Volvérselo a probar?, ni pensarlo, es lógico que si una 38 queda apretada la 40 tiene que quedar perfecta.

Y cuando ha encontrado algo que, ¡por fin!, le gusta, sale a flote su legendaria desconfianza de género: revisa concienzudamente cada costura, estira al máximo cada botón, pasea por toda la tienda taconeando con los zapatos varias veces y, aunque ya se ha decidido, tiene todavía que pasarse unas cuantas horas delante del espejo con el vestido dentro de la percha pegado a su cuerpo. Como si fuera a ponérselo el resto de su vida con gancho y todo.

Claro que, ahora que lo pienso, puede ser ese sentido práctico que desplegamos los hombres, la explicación más verosímil ante esa estadística que dice que, el 98% de los hombres tienen zapatos que les estrujan los pies, camisas con el cuello a punto de cortarles la respiración o pantalones comprimiéndoles hasta el sobaco.

… de montañas y volcanes.

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s