931. Martes, 6 marzo, 2007

Capítulo Noningentésimo trigésimo primero: "La violencia es el último recurso del incompetente". (Isaac Asimov, 1920-1992, escritor y bioquímico estadounidense)
 
Dicen que para hablar bien hay que saber callar no menos bien. Callar y hablar son dos posibilidades profundamente humanas, esencialmente humanas. Por supuesto, el silencio no es callar sin ton ni son, como hablar no es emitir palabras a tontas y a locas, pero sé, como casi todos, con cuánta frecuencia callar es gritar intensamente y como, en tantas ocasiones, lo incontable sólo cabe insinuarlo en el silencio.

Por eso yo hoy me pongo un poco más serio que de costumbre y con el silencio de unas pocas palabras me gustaría rendir homenaje a todas aquellas personas, especialmente mujeres, cuya único error en su vida ha sido cruzarse en el camino de un hijo de puta.

Con todos mis respetos a sus señoras madres y, sobre todo, a las señoras putas.


… venganza en el tren

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s